Opinión: HellBoy (2019)

En 2003, Marvel estrenó DareDevil, una película que muchos recordarán por lo absurda que era, pero otros también se acordarán de ella por la buena playlist de canciones de heavy metal que te daban una alegría entre tanta mediocridad. Por otro lado, sufría la dirección de las películas del principio del 2000, por lo que estaba grabada de forma cutre y no ha sobrevivido al paso de los años. Hoy, sin embargo, tenemos la nueva película de HellBoy, que, aunque su montaje es actual, sufre los mismos defectos que DareDevil, pero de una forma más moderna.

Exceso de velocidad

HellBoy es víctima de un guion donde quieren meter muchas cosas y no saben ni dónde ni cómo. Los orígenes de nuestro querido demonio los plantean de una forma rápida, para quitársela del medio, y cuando van revelando detalles más importantes del personaje, lo hacen tan bruscamente que más de uno pensará si le están tomando el pelo. Es cierto que el origen de HellBoy es así, pero te lo cuelan con calzador en momentos donde no es creíble, y más que ser fiel al cómic, parece un giro de guion inesperado y desesperado por sorprender. Esos inicios del demonio intentan aportar algo de seriedad a la trama, pero se desvanece por el siguiente problema.

Efecto Marvel

Si ahora me dicen que esta película la han sacado dentro del universo cinematográfico de Marvel, me lo podría creer perfectamente.

Antes de estrenar la película, se decía que iba a tener una trama seria e incluso de horror, pero no, el resultado es una serie de chistes malos uno tras otro donde alguno puede colar. Por otra parte, tenemos a Alice, que es el típico recurso de joven protagonista que hace más amena una película que aspira al heavy metal y sangre. Pero al igual que todo, Alice está ahí como eso, un recurso, que aparece de una forma poco natural y muy forzada. Además, todos los personajes siguen este esquema de soltar chistes e intentar parecer serios, por ello las interpretaciones me parecen mediocres.

 Pero bueno, algunos ya estarán preguntando que cuándo voy a hablar de la acción.

DOOMal

No voy a hablar de la censura porque eso me daría para cuatro artículos el triple de largos que este, pero HellBoy quería ser una película de acción mas o menos gore a ritmo de heavy metal y rock, de ahí que pongan canciones conocidas y que la banda sonora sea así, porque ya sabéis como es el típico estereotipo de metalero satánico.

La acción entretiene lo justo, y hay momentos muy mal rodados, pero otros que bueno, son «disfrutables», porque a todos nos gusta ver a un demonio blandiendo una espada gigante, así que es entretenido, pero no llega ni de lejos a un buen nivel de acción.

Conclusión

Esta nueva entrega no supera ni de lejos a la primera dirigida por Guillermo del Toro, aunque aquella película tampoco sea lo mejor de este medio, pero al menos lo intentó con más profundidad y mejor esquematizado.

¿La recomiendo? Si no tienes nada mejor que hacer, cosa que dudo, sí.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.